martes, 17 de febrero de 2009

Ausentismo ahoga instituciones

*Empleados se desaparecen para el "lunch" en horas pico.
*La escasa información y un sistema caduco hacen que ciudadanos esperen en balde.
*El trato es impersonal y agrio, se quejan.

Quienes pensaron que el uso de las computadoras haría el trabajo burocrático más eficiente se equivocaron.
El gobierno y sus empleados lentos mantienen las filas interminables de ciudadanos que esperan su turno para ver al médico, o sacar un documento automovilístico.
Los pasillos del Immss durante las tardes se mantienen desalojados, empero los usuarios deben esperar a las empleadas de escritorio que entran a laborar a las dos de la tarde y salen a las ocho de la noche.
Estas empleadas -se supone- ya han comido, pero de 4 y media a cinco toman un descanso que se puede prolongar, según las circuntancias que se presenten en los consultorios. De tal manera que un enfermo puede esperar hasta tres horas para ser atendido.
De igual forma, sin avisar, las empleadas de las oficinas del gobierno del Estado toman tiempo para una botana alrededor de la una de la tarde, pues su hora de salida es hasta las cuatro y la espera de una veintena de solicitantes es un hecho insignificante.
El trabajo para estos empleados es tan tedioso, que el trato que reciben quienes soportaron la espera resulta el castigo final.


Audio

El exceso de trabajo y los magros salarios de los trabajadores del Immss se traduce en un servicio deficiente y esperas interminables. Foto tomada a las 4.30 pm, un lunes.

Audio
Audio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta mi trabajo...